DESCARGA EL EJERCICIO QUE TE GUIARÁ EN LA DIRECCIÓN CORRECTA

Realiza el primer paso del método usado por las personas más exitosas para lograr sus objetivos. +15 preguntas que te ayudarán a crear tu vida ideal

Si no sabes qué hacer con tu vida lee esto

por | Ago 28, 2018 | Mente | 3 Comentarios

SI NO SABES QUÉ HACER CON TU VIDA LEE ESTO

 

Debo haber tenido unos 9 años cuando mi profesor de educación física y de básquetbol el Señor Mitre –que durante mi niñez fue casi como un segundo padre– me dijo:

—Felipe, ya terminó la clase. ¡Quédate tranquilo, deja de moverte por todos lados y anda a cambiarte!

A lo que yo aún con la voz agitada de tanto correr le respondí:

—Señor, ¡lo que pasa es que tengo demasiada energía!

 

Luego, cuando mi mamá fue a buscarme a la clase para llevarme a casa, el señor Mitre le comentó a mi madre lo que yo le había respondido, y juntos se reían de mi respuesta.

Ahora probablemente te estarás preguntando porqué te estoy contando esto.

Y lo hago porque esa etapa de mi vida y los años siguientes, se caracterizaron por la misma energía.

Eran buenos tiempos.

Hacía deporte todos los días, compartía con mis compañeros de curso, con mi familia y a pesar de que muchas de las clases en el colegio no me gustaban, me despertaba feliz y lleno de energía al saber que podría hacer deporte y ver a mis amigos.

 

Devuélvanme esa energía

 

Unos 15 años después, me encontraba viviendo en Alemania. Cada mañana que sonaba el despertador para ir a trabajar, sentía que no tenía energías para levantarme.

Cuando me acostaba temprano, tampoco conseguía despertarme con ganas y recobrar las energías.

La rutina de ir a la oficina a encerrarme a un trabajo que no me llenaba, intentar aprovechar las pocas horas que me quedaban libres después de salir del trabajo y luego ir a acostarme para repetir al día siguiente la misma levantada sin energías, me había hecho perder la vitalidad que me caracterizaba.

 

¿Eso era todo? ¿Este era el significado de la vida?

 

¿Crecer, estudiar una carrera, encontrar un “buen trabajo” de renombre y que pagase bien, para luego seguir esa rutina por más de 40 años hasta que me pudiera jubilar?

Por un momento me detuve a contemplar a quienes ya ostentaban cargos de renombre dentro de la empresa, y que yo podría alcanzar si siguiese 10, 15 o hasta 20 años en la compañía.

Me detuve a observar a todos esos managers, directores y ejecutivos, y me di cuenta de que no los veía más felices ni satisfechos que yo sobre el trabajo que hacían.

Entendí que mi lugar no era ahí.

Me di cuenta de que mis colegas —que fueron sin duda lo mejor de mi trabajo— tampoco se mostraban llenos de energía y pasión por el trabajo que realizaban, lo que solo me hizo confirmar que tenía que seguir buscando.

 

El que busca siempre encuentra

 

Como regalo del cielo, mi amigo Marcelo me recomendó y prestó un libro que me haría replantearme todo. Fue el libro de Stephen Covey, los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.

Este libro no solo me ayudó a hacerme las preguntas que debía hacerme, sino que desencadenó una serie de otras situaciones.

Adquirí el hábito de la lectura y comencé a disfrutar cada libro que se me pasaba por delante.

Al libro de Stephen Covey, le siguieron decenas más de libros que marcaron un antes y un después en mi vida.

Me di cuenta de que me había desconectado de quien yo era, de las cosas que más me gustaban y que mi cuerpo me estaba pidiendo a gritos que hiciera un cambio en mi vida y que de lo contrario, la energía no volvería.

Y es que es muy cierta esa frase que dice “cuando la boca calla, el cuerpo grita”, y realmente yo no quería aceptar que ese estilo de vida no reflejaba mis preferencias ni quien yo quería ser en la vida.

 

Expectativas del mundo convencional

 

Y lo callaba porque estaba en un “excelente trabajo” (el que toda suegra desearía para el novio de su hija) y porque sentía que no podía ser tan mal agradecido de quejarme al estar trabajando en Alemania donde a muchos les gustaría hacerlo.

Pero ¿debía callarlo solo porque no hacerlo sería ir en contra de lo que era socialmente correcto?

Ahí llegó una de las primeras lecciones que me serían de gran ayuda de ahí en adelante:

Vivimos tomando decisiones basadas en lo que otros esperan de nosotros, en la imagen que queremos proyectar, en lo que se nos ha hecho creer que es lo correcto o convencional de hacer y muchas veces olvidamos qué es lo que verdaderamente nos representa y mueve a nosotros.

Se nos olvida que todos somos únicos y que tenemos gustos, talentos y preferencias distintas a las de los demás.

 

Sigue tus sueños, no los del resto

En mi experiencia, no puedes encontrar un camino satisfactorio si intentas alcanzar sueños que no son propios pero que crees como tal.

Tarde o temprano debemos darnos cuenta de que somos los únicos responsables de las decisiones que tomamos, y de que no ser sinceros con quienes somos es fallarnos a nosotros mismos y fallarle al resto.

Cuando tomamos decisiones basadas en los sueños que los demás tienen o en lo que se nos dijo que debíamos hacer, nos distanciamos del potencial que todos llevamos dentro y tarde o temprano ocurre lo inevitable:

nos encontramos en trabajos que no nos gustan, nos da ansiedad, depresión, vivimos esperando los fines de semana, nos enfermamos y vemos cómo se va apagando nuestra luz.

 

El alivio y recobrando la energía

 

Por el contrario, ¿qué suele pasar cuando reconectamos con quienes realmente somos, cuando vamos por nuestros sueños y cuando aprovechamos nuestro potencial?

Cuando esto sucede, no cabe duda de que ocurren cosas increíbles.

Activamos una de las leyes más básicas de la naturaleza: La ley de causa y efecto.

Al tomar consciencia sobre nuestra situación y al aceptar la responsabilidad sobre nuestras acciones (causa), poco a poco somos testigos de cómo las cosas empiezan a mejorar y de cómo los resultados positivos comienzan a llegar (efecto).

Cuando me di cuenta de todo esto, no decidí que dejaría mi trabajo de la noche a la mañana, sino que me dediqué a estudiar las opciones, leer, ahorrar, y planificar los próximos pasos mientras seguía en mi trabajo de oficina.

Sin embargo, durante todo este proceso, la energía comenzó a volver.

Mi cuerpo comenzó a darse cuenta de que estaba trabajando hacia una realidad mejor y un objetivo claro.

Respondí a las preguntas importantes que en algún punto de la vida uno se deja de hacer, definí cual era mi propósito en la vida, cómo era la vida ideal en la que me gustaría vivir, y comencé a trabajar cada día para acercarme un poco más a su logro.

Finalmente, todos los días comenzaron a tener sentido, porque cada semana que pasaba estaba acercándome un poco más a la vida que quería, estaba trabajando por mis objetivos y aunque fuese lentamente, sabía que ya me había encaminado a trabajar en algo que me llenaría de satisfacción y significado.

 

El perro Toby

 

Si no te gusta tu situación actual, lo primero que debes hacer es ser consciente del problema, aceptarlo sin juzgarte y luego tener la determinación para tomar la decisión de hacer algo al respecto.

Muchos se lamentan del problema en vez de actuar, y siguen el ejemplo de la historia del perro Toby. La historia dice más o menos así:

Un hombre ve a un perro acostado en la mitad de la calle, gimiendo.

—¿Por qué está gimiendo el perro?—pregunta el hombre.

—Ese perro se llama Toby, y está sentado sobre su propia uña. Le duele lo suficiente para gemir…pero no lo suficiente para moverse.”

Veamos…

¿Has sido en alguna ocasión el perro Toby?

Yo ciertamente lo he sido. Pero hace un tiempo que dejé de serlo.

Todos alguna vez nos hemos quejado sobre nuestra situación, en vez de proactivamente pasar a la acción, aun cuando queremos que las cosas cambien, tal y como Toby.

¿Tú quieres que las cosas cambien?

Bueno, hoy es el día en que comenzarás a dejar de quejarte como el perro y comenzarás a hacer que las cosas cambien.

Sin embargo, antes de lograrlo, necesitamos entender algo que a continuación explicaré con otra historia.

 

A donde usted quiera, taxista

 

¿Te imaginas ir cruzando la calle durante un fuerte día de lluvia, parar un taxi con la esperanza de poder capear el temporal, y decirle al taxista lo siguiente? :

—Buenas tardes caballero, por favor lléveme a donde usted quiera.

¿Podrías adivinar dónde terminarías?

Probablemente no puedas saberlo, pues has dejado tu destino a merced de otra persona.

Las opciones de tu paradero serían algo así:

  • El taxista recorre toda la ciudad y te deja al otro extremo de donde te subiste. Te cobra una gran suma de dinero por el recorrido, y además al bajarte, te das cuenta de que está lloviendo incluso más fuerte que antes. Por si fuera poco, no tienes donde refugiarte: Un desastre.
  • El taxista te lleva fuera de la ciudad a un cerro, te deja botado ahí, te pega y te roba todo lo que llevabas contigo: una tragedia.
  • El taxista maneja por algunos minutos, se detiene como por arte de magia en frente de tu casa y te avisa que ya has llegado al destino sano y salvo: Un milagro.
  • El taxista se pone a manejar horas y horas por la ciudad mientras la cuenta a pagar del taxímetro aumenta y aumenta. Tú te relajas y decides conformarte con que al menos no te estás mojando durante el trayecto. Sin embargo, esto continúa por más tiempo del debido y al cabo de algunas horas, el dinero de tu billetera no te alcanza para pagarle al taxista y ni siquiera sabes dónde te va a dejar: Estás en una encerrona.
  • El taxista es un gran tipo. Te pregunta a dónde te diriges, y a pesar de que tú no estás seguro, te aconseja respecto de dónde deberías ir, te guía y te deja en un lugar seguro, protegido de la lluvia. Al finalizar el tramo, además te hace un descuento: Que tipazo que es Juan (a estas alturas y luego de conversar largo y tendido, ya te sabes su nombre y la mitad de su vida).

Como puedes ver, este viaje en taxi puede terminar en variados destinos.

Pero ¿qué tienen todos ellos en común?

Lo que tienen en común no es precisamente el destino final de los viajes.

Lo que tienen en común es que ninguno de los destinos está bajo tu control. A pesar de tener la esperanza de evitar el temporal, dejaste tu vida en manos de otro.

No te responsabilizaste por tu destino y permitiste que factores externos determinaran dónde acabarías.

Como te podrás imaginar, esto no es solo un ejercicio ficticio.

Esto pasa en la vida real.

Muchas veces “tenemos la esperanza” de que algo ocurra, pero no somos capaces de decidir cuál es nuestro verdadero destino.

Ni siquiera nos damos el tiempo de definir con exactitud nuestros objetivos. 

La pregunta natural es la siguiente: ¿Cómo vas a llegar al destino que te gustaría llegar si ni siquiera lo has definido?

¡Es prácticamente imposible!

Si no te has detenido a estudiar y analizar seriamente dónde quieres estar, ¿cómo esperas llegar ahí?

Tal como en esta historia, puede que ocurra un milagro.

Puede que ocurra un desastre o una tragedia.

Puede que te conformes con poco al principio y que como consecuencia acabes en una encerrona.

También puede ocurrirte que te encuentres con personas que te ayuden y te guían durante el camino como lo hizo Juan. En esta categoría es donde me gustaría que me consideraras junto con la comunidad de InspirarTuVida.

 

6 consejos si no sabes qué hacer con tu vida

 

A continuación, te daré algunos consejos que, en base a mi experiencia e investigación, pueden ser de enorme ayuda cuando no sabes que hacer con tu vida.

Independientemente de dónde te encuentres en la vida, te recomiendo que lo primero que hagas sea realizar un ejercicio de introspección y que tengas en cuenta los siguientes consejos:

 

1. Hazte las preguntas adecuadas

 

¿Si no te haces las preguntas indicadas cómo quieres encontrar respuestas?

Por muy básicas que parezcan estas preguntas, las respuestas que puedas obtener pueden cambiarte la vida. A mí ciertamente me la han cambiado.

  • ¿Cuál es mi objetivo en la vida?
  • ¿A dónde quiero llegar, y por qué?
  • ¿Cuáles son mis prioridades?
  • ¿Cuál sería mi estilo de vida ideal?
  • ¿Qué me habría gustado haber logrado de aquí a 1, 3, 5 o 20 años más? Anótalo.
  • ¿Qué disfrutaría en el proceso de hacerlo aun si el resultado final no es el que esperaba?
  • ¿Cuál es mi definición de éxito?

Gracias a hacerme estas preguntas (y algunas otras) y darme el tiempo de responderlas, me encaminé a pasar de un trabajo que no me llenaba, a uno que me apasiona, que me permite el estilo de vida que siempre quise, y que verdaderamente me llena.

Si quieres encontrar respuestas a tus problemas, ¡tómate un tiempo para detenerte y encontrar soluciones!

En lo personal, estoy seguro de que si yo NO hubiese respondido a estas preguntas, probablemente andaría de fiesta emborrachándome con el perro Toby. ¡Un salud por Toby!

Si quieres más de las preguntas qué a mí me sirvieron, y otros consejos de gran ayuda, puedes acceder a ellos descargando la guía gratuita aquí.

 

2. No pierdas tiempo sintiéndote culpable, responsabilízate.

 

Todos hemos sido víctimas de alguna vez no mantener las promesas que nos hemos hecho, de no realizar las acciones que sabemos que deberíamos realizar, o de ver cómo va pasando el tiempo y no conseguimos los resultados esperados.

Cometer errores es normal y no saber qué decisiones tomar también, así que no pierdas el tiempo sintiéndote culpable.

Si hay una persona en el mundo que es dura contigo, que te crítica y que te hace sentir culpable, eres tú mismo.

Somos nosotros quienes pensamos una y otra vez sobre nuestros errores, sobre lo que podríamos haber hecho mejor y sobre lo mal que estamos en comparación a Roberto o María.

Y así pasamos horas sintiéndonos culpables.

Al respecto te propongo lo siguiente: no te sientas culpable, siéntete responsable.

La diferencia entre ambos es sutil, pero enorme a la vez, y radica en que la culpa tiene una connotación negativa y no sirve de nada.

Por el contrario, la responsabilidad te comunica que aceptas las consecuencias de tus actos y que decides responsabilizarte por ellos, lo que a su vez nos hace aprender de cada situación y buscar soluciones.

Por lo tanto, lo mejor que podemos hacer es dejar de lado la culpa, y adoptar una actitud de responsabilidad.

Cada uno de nosotros es responsable de todo lo que nos pasa y lo único que podemos controlar en la vida son las decisiones que tomamos y la actitud que tenemos frente a los distintos desafíos que enfrentamos.

Olvídate de culpar al vecino, al gobierno, a tu familia, a tus profesores o a la sociedad.

El único responsable de mejorar tu vida eres tú.

 

3. ¡Calma, no pasa nada!

 

Si hay días en que te sientes como un bicho raro al ver cómo todos suben fotos a Instagram mostrando su mejor cara y te da la impresión de que todos tienen su vida resuelta excepto tú, ten claras 2 cosas:

  • No eres la oveja negra: Aunque no lo parezca, TODOS pasan por dificultades en algún momento de su vida y tienen que enfrentar algún problema. Recuerda que el 80% de la población se siente insatisfecha en su trabajo y que, por lo tanto, no estás solo en esto, ni eres un extraterrestre.
  • Todo a su tiempo: Probablemente cometas el error de compararte con el resto y sobre todo con aquellos que parecen “llevarte la delantera”. Entiende que cada uno tienen su propio ritmo, y que no tiene nada de malo ir a paso más lento. Ten en cuenta que por tan solo estar leyendo esto y cuestionarte las cosas, ya te encuentras un paso más adelante que donde estabas antes. Eso es todo lo que necesitas. Dar un paso a la vez en la dirección correcta. Sin compararte con nadie más que contigo mismo. Todo llega a su tiempo y ya te tocará, tan solo necesitas ir un paso a la vez y aprender de cada parte de este proceso.

 

4. Conquista tus miedos

 

Perfecto, ¡ya respondí las preguntas, escribí mis metas, y tengo toda la motivación para lograrlas! Pero ¿qué es lo que suele pasar cuando uno se pone una meta grande?

Primero sientes la alegría, entusiasmo y confianza de ir por ello, PERO luego se complica.

Aparecen el miedo, las dudas y las inseguridades:

¿Qué hago si sale mal, qué van a decir de mí, y qué pasa si no tengo lo que se necesita?

Al principio, esto te hace dudar de tomar acción y puede paralizarte.

No obstante, entre libro y libro, cursos y videos aprendí algo muy importante y que, durante mi proceso de reinvención, me ayudó a olvidarme de todos estos miedos. Ya seguiré con eso, pero antes entendamos lo siguiente:

Sí, todos tenemos miedos. Lo quieras admitir o no.

Pero, ¿qué es el miedo? Definido por la RAE, el miedo es “una angustia por un riesgo o daño real o imaginario”.

Como puedes ver, he destacado a propósito la palabra “imaginario”.

Y es que la verdad es que nuestros ancestros SÍ que tenían miedos REALES cuando su supervivencia se veía en peligro día a día frente al posible ataque de algún depredador.

Sin embargo, en la actualidad, la mayoría de nuestros miedos son IMAGINARIOS, y son causados por nosotros mismos. Por pensamientos, creencias o acciones que nacen y viven únicamente en nuestras mentes.

Para que lo superes, quiero compartir contigo 3 consejos sobre cómo percibir el miedo que a mi parecer son de gran ayuda:

  • 1) Entender que el miedo es un desbalance entre tus recursos y la situación:

Un desbalance entre mis recursos y la situación… ¿Qué significa esto?

Significa que, para anteponerte a los miedos y a cualquier situación que te llene de inseguridades, lo que debes hacer es aumentar tus recursos.

Tus recursos pueden ser: tus conocimientos, tus habilidades, tus creencias, tu preparación, tu dinero, tu mentalidad, tus contactos, tu experiencia, entre otros.

Por lo tanto, si quieres hacer un gran cambio en tu vida, pero sientes mucho miedo, debes tomártelo como un desafío y una oportunidad de aumentar tus recursos disponibles en comparación a tu situación actual.

En mi caso, frente a la disyuntiva de qué debía hacer con mi vida, decidí aumentar masivamente mis siguientes recursos:

mis conocimientos, mi mentalidad, mis habilidades, mis ahorros y mi experiencia.

Tan pronto como comencé a invertir en mis recursos, fui testigo de cómo mis miedos e inseguridades se iban disolviendo y de cómo todo comenzaba a hacerse un poco más fácil y claro.

  • 2) Ten claro cuál es tu objetivo y deja que este sea tu guía y motivación

Una vez que tienes claro tu objetivo o propósito, puedes sacar fuerza y firmeza de ese objetivo.

Ya puedes actuar con confianza porque sabes a dónde vas.

Por ejemplo, si estás en el punto A, y te tomaste el tiempo de analizar lo suficiente para saber con seguridad que quieres llegar al punto B, ya sabes que lo único que debes hacer para llegar ahí es superar cualquier miedo y actuar a pesar de el.

Suena tan fácil…pero ¿cómo puedo estar tan seguro de actuar a pesar de estos obstáculos?

La respuesta es clara: se supone que ya te tomaste el tiempo de analizar y evaluar a dónde querías llegar (quieres llegar al punto B).

Esto te ayuda a saber que cualquier inseguridad o duda, no es más que el miedo intentando frenarte para “protegerte” de lo desconocido.

Sin embargo, una vez que reconoces que está todo en tu mente y que este miedo es producto de tu imaginación, es mucho más fácil pasar a la acción.

Si realmente quieres llegar al punto B, todos los obstáculos, miedos e inseguridades son parte del precio que debes estar dispuesto a pagar para llegar a donde deseas, así de simple.

  • 3) Percibe tus miedos como desafíos que debes superar

Superarte es incómodo. Cambiar es incómodo. Crecer es incómodo, porque supone sobreponerse a ciertos obstáculos.

Es cierto, lo es. Pero también es un desafío.  Y si logras anteponerte a las cosas incómodas de hacer, esto es un indicador de que estás creciendo y superándote.

Por lo mismo, te invito a percibir tus miedos como desafíos necesarios para lograr tu objetivo y que debes encarar de frente con valentía para superarlos.

 

5. Conviértete en una mejor versión de ti mismo

 

Aunque no seamos conscientes de ello, absolutamente todos los días tenemos la oportunidad de mejorar en algún aspecto o aprender algo nuevo.

Todos los días podemos mejorar un poco nuestra disciplina, nuestros hábitos, nuestra eficiencia, nuestros conocimientos, y tantas otras cosas.

Como ya mencioné anteriormente, es de suma importancia aumentar nuestros recursos y estar adquiriendo nuevos recursos constantemente.

Estas son algunas de las cosas que puedes hacer para mejorar tus habilidades y conocimientos:

  • Crea una rutina mañanera
  • Inscríbete en un curso de tu interés (en persona o en línea, da lo mismo)
  • Aprende un nuevo idioma (estudios han arrojado que saber hablar inglés fluido es más valioso que una maestría o un MBA)
  • Comienza a ejercitarte
  • Lee libros sobre temas que te permitan mejorar habilidades que crees necesarias
  • Destina tu dinero y tu tiempo en cosas útiles (mantén ambos alejados de cosas inservibles)
  • Rodéate de personas que te inspiren (si no conoces a nadie en persona, lee libros, bibliografías, entrevistas, o páginas web de gente inspiradora.)
  • Define cuál sería tu mejor versión como ser humano y decide que la alcanzarás
  • CRECE DÍA A DÍA e invierte en ti mismo

A medida que comenzamos a realizar estas pequeñas acciones y nos acercamos a una mejor versión de nosotros mismos, comenzamos a ver oportunidades que antes no éramos capaces de ver y se nos comienza a abrir un mundo de posibilidades.

Comienzan las “coincidencias”, aparecen ciertas personas que te dan un empujoncito,  y  comienzas a tomar mejores decisiones.

Pero para eso debes estar preparado y ser tu mejor versión.

De lo contrario, vas a ignorar y desaprovechar grandes oportunidades.

Por ejemplo:

-Si estás buscando una nueva oportunidad y un día va un reclutador a seleccionar candidatos a donde tú te encuentras, pero no te has preparado lo suficiente, ni eres tu mejor versión, es probable que elijan a otro y pierdas la oportunidad.

-Si quieres encontrar pareja, pero no has invertido en tus recursos (confianza y seguridad en ti, conocimientos, valores, habilidades, carisma, integridad, etc), puede pasar tu media naranja en frente tuyo, y es posible que ni te atrevas a hablarle.

-Si llevas tiempo con la idea de montar un negocio, pero no has analizado las necesidades de las personas ni la situación actual en el mercado, puede que pase la idea perfecta en frente de tus narices y que no la veas.

Como puedes ver, no solo debes estar en el lugar correcto, en el momento adecuado, sino que también debes ser la persona indicada. 

Conviértete en tu mejor versión y sé la persona indicada en todo momento.

 

6) Pasa a la acción y experimenta

 

Sería lindo que con tan solo PENSAR sobre todo esto pudiéramos dar de inmediato con la mejor alternativa, pero la realidad es que esto es solo la mitad del trabajo. La otra mitad es pasar a la acción y EXPERIMENTAR.

¡Experimenta todo lo que quieras, solo no te quedes paralizado!

Si, por ejemplo, has estado pensando que te gustaría hacer un voluntariado de un año, pero no sabes si realmente es lo que necesitas en este momento, no te quedes reflexionando sobre ello.

Tómate un día libre o un fin de semana, y EXPERIMENTA con una situación similar al voluntariado que piensas hacer.

Puedes ir a un hogar de ancianos y ayudar con los quehaceres por un sábado, o quizás podrías ir a una organización benéfica y ofrecerte de voluntario por el fin de semana.

¿Quieres comenzar un blog y ver cuánto te gusta? ¡Hazlo y experimenta!

Únete a nuestro reto 30 digital

¿Estás pensando en cambiarte de profesión? Busca a alguien que se dedique a eso y pasa un día con esta persona siendo testigo de lo bueno y lo malo de esta profesión.

¡Lo importante es pasar a la acción y experimentar!

Si yo no hubiese estado en trabajos convencionales de oficina por más de 2 años, no habría sabido que eso no era para mí. Al experimentar es cuando más información valiosa obtenemos.

 

Un verbo 

 

Descubrir qué hacer con nuestras vidas requiere, como la mayoría de cosas en la vida, trabajo y esfuerzo.

Y como ya sabes, descubrir es un verbo, y como tal, implica una acción.

Las respuestas no te van a caer del cielo, sin embargo, una vez que tomas la decisión de encontrar tu camino y tomar las riendas de tu vida, entras en contacto con el poder de diseñar la vida que quieres.

Aparta el tiempo un fin de semana completo para aclarar tus ideas y responder a las preguntas de más arriba y realizar algunos de los consejos descritos en este artículo. Es importante que lo hagas.

Invierte en ti mismo, pasa a la acción, crece, supérate, disfruta el camino, y luego acuérdate de enviarme saludos, ¡desde la cima, cuando ya hayas llegado!

Un fuerte abrazo,

Felipe

***

Ahora cuéntame de ti:

¿Qué te pareció el artículo, y qué fue lo que más te hizo sentido?

¿Te planteaste tus objetivos, y más importante aún, un plan de acción para llegar ahí?

ULTIMOS ARTICULOS

 

El mejor artículo sobre la ley de atracción

El mejor artículo sobre la ley de atracción

DESCARGA EL EJERCICIO QUE TE GUIARÁ EN LA DIRECCIÓN CORRECTA Realiza el primer paso del método usado por las personas más exitosas para lograr sus objetivos. +15 preguntas que te ayudarán a crear tu vida idealLey de atracción para personas escépticas.   Muchos...

Cuidado de la salud – Así deberías alimentar tu MENTE

Cuidado de la salud – Así deberías alimentar tu MENTE

DESCARGA EL EJERCICIO QUE TE GUIARÁ EN LA DIRECCIÓN CORRECTA Realiza el primer paso del método usado por las personas más exitosas para lograr sus objetivos. +15 preguntas que te ayudarán a crear tu vida idealCuidado de la salud   ¡ATENCIÓN! Este no es un...

Redefiniendo el Machismo- Ni uno más

Redefiniendo el Machismo- Ni uno más

DESCARGA EL EJERCICIO QUE TE GUIARÁ EN LA DIRECCIÓN CORRECTA Realiza el primer paso del método usado por las personas más exitosas para lograr sus objetivos. +15 preguntas que te ayudarán a crear tu vida ideal Machismo- Ni un@ más  Vivimos en una sociedad que nos...

¿Qué son los valores?

¿Qué son los valores?

DESCARGA EL EJERCICIO QUE TE GUIARÁ EN LA DIRECCIÓN CORRECTA Realiza el primer paso del método usado por las personas más exitosas para lograr sus objetivos. +15 preguntas que te ayudarán a crear tu vida ideal ¿Qué son los valores?Son muchas las personas que tienen la...

Qué es pasión – Lo que nadie te cuenta

Qué es pasión – Lo que nadie te cuenta

DESCARGA EL EJERCICIO QUE TE GUIARÁ EN LA DIRECCIÓN CORRECTA Realiza el primer paso del método usado por las personas más exitosas para lograr sus objetivos. +15 preguntas que te ayudarán a crear tu vida ideal Probablemente tú también te has hecho la pregunta del...